Da igual la pelota

Diario deportivo

Home » El lunes patriota y el martes no tanto

El lunes patriota y el martes no tanto

4 minutos de lectura

Luis Enrique continúa recibiendo críticas a causa de su convocatoria para la Selección y muchos detractores, por ende, prefieren no apoyar a la Roja.

Borja Iglesias y Nico Williams. Estos han sido los nombres más destacados de la última convocatoria de Luis Enrique para afrontar los dos partidos restantes de la fase de grupos de la Nations League. La lista brilla, asimismo, por la ausencia de nombres como Iago Aspas, Sergio Canales o Nacho, que no pisan la Selección desde hace ya un tiempo, situación que despierta críticas desde sectores del madridismo y seguidores de otros clubes que de manera puntual se unen a la oposición. 

Luis Enrique Martínez es una persona que se caracteriza por su personalidad y carácter dentro y fuera del campo. Esto, pese a ser una virtud, le ha causado muchos problemas con aficionados que injustamente lo tachan de prepotente, “chulo” o incluso “mal entrenador” refiriéndose al ámbito puramente deportivo. El odio incondicional hacia el asturiano, que probablemente emana de su fichaje por el Barça décadas atrás, tiene como consecuencia que cualquier actuación que lleve a cabo sea analizada desde una perspectiva pesimista y negativa de la que frecuentemente sale mal parado. Algunos de sus detractores han decidido llevar la situación al extremo y se han declarado públicamente no simpatizantes de la Selección abanderados por un mensaje claro y conciso: “Luis Enrique no me representa”. 

Las convocatorias

Uno de los argumentos que más utilizan hace referencia a los jugadores que convoca, cuyo nivel parece ser insuficiente en comparación con el de otros. El modus operandi del Seleccionador es muy sencillo. Prevalece una idea, un modelo de juego. A fin de cuentas, lo de llevar a los supuestamente “mejores” puede hacerlo cualquier consumidor promedio de este deporte. Ser seleccionador es algo más. La prueba más evidente de ello es Eric García, central que destaca, entre otras cosas, por su sensacional salida de balón, característica indispensable para el modelo de juego del asturiano, basado en tener el control del partido a través de la tenencia asidua y continua del esférico. Es por eso que lleva a Eric. Además de que es joven, ciertamente.

Los resultados

A Luis Enrique parecen no servirle siquiera los buenos resultados obtenidos en las competiciones que ha disputado hasta ahora. Unas semifinales de Eurocopa y una final de la Nations League, que pese a ser un torneo deportivamente menor en cuanto a relevancia, ha obligado a la Roja a vencer a selecciones como Italia o Alemania para alcanzar la plata. En la Eurocopa argumentan que España tan solo consiguió ganar un partido de los seis disputados en los noventa minutos de juego, dejando Luis Enrique un legado, a priori, bastante pobre. 

La Selección española durante la tanda de penaltis contra Italia. | Fuente: 20minutos

Sin embargo, démosle la vuelta a la moneda. ¿Cuántos partidos perdió España en la Eurocopa? Si no contabilizamos una tanda de penaltis como victoria, tampoco es congruente hacerlo como derrota. Así pues, la Selección salió invicta y mejorando los resultados de las tres últimas competiciones disputadas. Recordemos que España llevaba tres competiciones consecutivas cayendo en fase de grupos, octavos y de nuevo en octavos respectivamente, y todo con una plantilla que, de acuerdo con los detractores del asturiano, es bastante superior a la que él reúne. 

¿Dejar de apoyar a España?

En el fútbol lo más importante es el bien colectivo. Jugadores, entrenadores y afición reman con un objetivo común: la victoria. Estos últimos, especialmente, tienen un papel fundamental, que es animar al equipo y llevarlo en volandas hacia el éxito. Doparlo de moral para que los jugadores salgan al campo a comerse a sus rivales. Tristemente en España se está perdiendo esto porque el míster es un “chulo”. Muchos, más que sumar, restan. Los mismos que un día afirman ser patriotas, otro apoyan a Francia en la final de la Nations League. Los mismos que un día atacan a los independentistas de Cataluña, otro prefieren dar su apoyo a Argentina o Portugal en el Mundial. Por supuesto, todo el mundo es libre de elegir a quién dar su granito de arena, pero dejar de apoyar a tu país por discrepancias con el entrenador es muy poco coherente

Síganme en albert_martil en Twitter y sigan toda la información y actualidad deportiva en Twitter: @daiguallapelota, y en Instagram: @daiguallapelota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *