Da igual la pelota

Diario deportivo

Portada » Paula Badosa y un 2022 para olvidar

Paula Badosa y un 2022 para olvidar

4 minutos de lectura

La española cierra la temporada wta tras unos últimos meses muy duros tanto a nivel tenístico como personal

Hace poco más de un año, Paula Badosa levantaba el título más importante de su carrera: el WTA 1000 de Indian Wells. La catalana venía de hacer un año espectacular, pero el título que consiguió en el llamado «Quinto Grand Slam» la confirmaba como una de las sensaciones del circuito femenino y una candidata a luchar por los grandes torneos en los años venideros.

De hecho al obtener el trofeo californiano se colocó en la undécima posición del ranking, quedándose de esta forma a treinta puntos de entrar por primera vez en el prestigioso top 10 mundial. Finalmente, pudo disputar las WTA Finals, un prestigioso evento en el que se clasifican las ocho mejores raquetas la temporada. A pesar de su inmaculada fase de grupos, caería en semifinales ante la también española Garbiñe Muguruza, jugadora que a la postre acabaría llevándose el campeonato celebrado en la ciudad mexicana de Guadalajara.

Los títulos en Belgrado e Indian Wells, los cuartos de final en Roland Garros y la instalación en el top 10 del ranking wta, fueron los mayores logros de una Badosa que comenzaba a demostrar el tremendo potencial que contenía. Su confianza nada tenía que ver con otras ocasiones y mentalmente estaba dando importantes pasos adelante.

No pudo comenzar mejor 2022, porque a las puertas de debutar en el Open de Australia conquistó el WTA 500 de Sidney. Dicho entorchado significaba el tercera en su trayectoria. Madison Keys fue su verduga en la cuarta ronda del abierto australiano, una dura derrota que ya mostró síntomas preocupantes sensaciones.

Positivo primer tramo de temporada

Tras perder en las primeras rondas en Dubai y Doha, Indian Wells se presentó como una gran oportunidad para cambiar la dinámica. Allí superar a oponentes de la talla de Kudermetova o Leylah Fernández, pero Maria Sakkari la frenó en semifinales. En Miami también mostró un buen nivel hasta que se retiró en un encuentro con Pegula, dando muestras de unos problemas físicos que le han perseguido durante todo el curso tenístico. En el último punto de la gira de americana, en esta ocasión en Charleston, sería eliminada por Bencic en cuartos de final en un igualado partido.

En el regreso a Europa volvió a quedarse a un paso de la final de Stuttgart, sin embargo no pudo vencer a una Salabalenka que de esta forma obtuvo su primera victoria ante la española. Las caídas contra Halep en Madrid y Kasatkina en Roma aumentaron más los problemas de confianza en la gira de tierra. La gran prueba llegaría en Roland Garros, donde de nuevo abandonó por cuestiones de salud frente a Kudermetova en la tercera ronda del abierto galo.

Llegaba la hierba, superficie que no se le suele dar nada mal a la nacida la protagonista de este artículo. En Eastbourne, la desconocida Anna Burrage la superó en primera ronda, resultado que contrasta con el gran Wimblendon que realizó venciendo a jugadoras del calibre de Kvitova. No tuvo mucho tiempo de saborear el triunfo ante la checa, ya que Simona Halep la volvió a vencer de forma holgada, en esta ocasión en octavos de final.

Ha caído en la primera ronda en cinco de los últimos siete torneos disputados

Ya de regreso a territorio estadounidense, otra vez Kasatkina se deshizo de ella, aunque esta vez en la penúltima ronda del certamen celebrado en Stanford. Putintseva y Tomljanovic pudieron con ella en las primeras rondas de Montreal y Cincinnati. Por último en el US Open, la nacida en Nueva York se diluyó en segunda ronda, en un choque en el que Petra Martic acabó remontando de forma sorpresiva.

Las últimas participaciones del año no han dejado muy buenas sensaciones. En Tokyo caería a manos de la china Zheng en el debut en torneo nipón. Poco después Kvitova se vengó en Ostrava de la derrota londinense mostrando un nivel excelso muy difícil de contrarrestar. Esta eliminación sabría un poco mejor porque Badosa se mostró bastante mejor mentalmente, no obstante la semana siguiente Collins la castigó en los cuartos de final de San Diego.

Todo este bajón en su rendimiento no solo suponía un problema de confianza importante en el tenis de campeona junior de Roland Garros, sino que también complicaban sus opciones de cara a las WTA Finals de Forth Worth. Con estas circunstancias se presentaba en el que podía ser el punto y final para ella en la temporada 2022, al menos en el circuito wta. Si quería clasificarse a dicho evento, debía alcanzar como mínimo las semifinales. Este exigente reto también sería en el WTA 1000 de Guadalajara, dónde se enfrentaría a una difícil rival como Azarenka que acabaría con todas sus esperanzas, puesto que tras apuntarse el primer set su contraria decidió retirarse a causa de una enfermedad que arrastraba desde hace días.

La Billie Jean King Cup cerrará será su última parada del año

A pesar de no poder disputar las WTA Finals, la todavía top 10 está anunciada para formar parte del equipo español que participará en la Billie Jean King Cup del 8 al 13 de noviembre en Glasgow, Escocia. El conjunto español rivalizará en fase de grupos con la local Gran Bretaña y Kazajistán. Esta competición es el equivalente a la Copa Davis masculina, es decir hablamos de un campeonato que decide al mejor país del mundo en el ámbito de selecciones.

 

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Daiguallapelota.com 2022 | Newsphere por AF themes.