No hace tanto del 揺s lo que hay. Del doble 3-0 ante el Bayern, pero tambi閚 el Benfica. De las derrotas ante Betis, Rayo, Atl閠ico. No hace tanto, el Bar鏰 dejaba escapar infinidad de puntos ante rivales de menor entidad y, lo que es peor, no compet韆 ante los grandes. Pero, tras pocos meses, el panorama ha cambiado por completo. Ya no est Koeman, ahora est Xavi. En los puestos de Abde y Jutgl, ahora el Bar鏰 cuenta con jugadores de primera categor韆 como Ferr醤 o Aubameyang. Pero, lo m醩 determinante de todo es que, en su centro del campo, Xavi tiene a un peque駉 mago que convierte en oro todo lo que toca. Sus presiones se transforman en recuperaciones, sus pases en asistencias y sus goles en victorias. Tras el Galatasaray, Pedri suma al Sevilla entre sus v韈timas, para darle a su equipo la segunda plaza de la liga; veremos si de forma definitiva.牋

 

La victoria cul ante el Sevilla no es casualidad, es m醩 bien causalidad. Los de Xavi han ido cogiendo carrerilla para llegar a este tramo de la temporada en su punto m醩 醠gido de aceleraci髇 y ser, as, uno de los equipos m醩 en forma de Europa. El partido no fue, ni mucho menos, f醕il. Lopetegui ten韆 bien estudiado a su rival y pudo encontrar siempre la manera de salir de la presi髇 blaugrana, en combinaci髇 o jugando en largo sobre Martial y Ocampos. As, los cul閟 nunca pod韆n recuperar en campo contrario y, con el equipo m醩 largo, los de Lopetegui fueron capaces de crear peligro. Tambi閚 lo gener el Barcelona, a trav閟 de centros muy peligrosos de un Dembele que sali ovacionado del templo cul. Pero, quien defini el partido fue Pedri, con otro golazo tras dos recortes que defini cruzado desde la frontal del 醨ea.

 

Con Xavi, Pedri y los fichajes como principales responsables, el Bar鏰 se encuentra en otra magnitud competitiva, donde la victoria es rutina. Una situaci髇 que, meses atr醩, parec韆 inalcanzable y que, ahora, representa la nueva normalidad para Xavi. Por desgracia para los cul閟, Pedri, Xavi y los fichajes han llegado tarde y el barco de la Champions y la Liga ya ha zarpado. Mientrastanto, el Bar鏰 deber competir hasta el final y esperar a que el barco zarpe de nuevo. Y, entonces, no lo puede dejar escapar.

Autor:Jon Garc韆 Casado

Tambi閚 en ADN Barcelonista (click aqu).